Consultas

 

Email: info@astrologiatradicional.com

Whatsapp: +56 993020485

Síguenos

 

  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • YouTube Social  Icon

 Pablo Ianiszewski © 2013 - 2019

Astrología Horaria, Electiva, Natal y Médica desde un

enfoque tradicional.

Asesorías personales 

bajo la más estricta confidencialidad.

Seriedad y rigurosidad 

al abordar el antiguo arte astrológico.

ASTROLOGIUM es un servicio de asesoría astrológica basado en el principio del rigor teórico y la investigación sistemática. Nos dedicamos a ofrecer orientación precisa desde los antiguos métodos de la Astrología Tradicional tal como han sido transmitidos y practicados por más de tres mil años de historia y legado dentro de la filosofía hermética. 

 

Ofrecemos estudio e interpretación en Astrología Horaria, Electiva, Natal y Médica, realizando lecturas personales que orientan tanto a individuos como a parejas, padres, negocios y organizaciones. También elaboramos talismanes astrológicos para todo tipo de necesidades. Puedes consultar nuestros servicios haciendo click aquí. Cálculos, análisis y lecturas a cargo de Pablo Ianiszewski, astrólogo tradicional.

 

 



¿Está el destino escrito en las estrellas?

¿Está todo escrito y determinado de antemano en las estrellas? Es un error común creer que la astrología plantea alguna clase de determinismo absoluto. Esta creencia se halla extendida por igual tanto entre sus seguidores como entre sus detractores. Si los astros determinaran los sucesos y la conducta humana ¿qué espacio cabría para el libre albedrío? ¿Qué propósito tendría el conocimiento astrológico más que el de señalarnos la fatalidad de un destino que no podemos cambiar? Afortunadamente la realidad es completamente distinta. Los astrólogos sabemos que los ciclos celestes proveen de un influjo a los acontecimientos exteriores de la madre naturaleza, así como a la vida de las personas y sus relaciones con el entorno, pero no por ello los sucesos se encuentran preestablecidos de manera inevitable o fatalista. La Astrología nos provee de un conocimiento certero sobre dicha influencia, como si nos dijera hacia dónde y con qué fuerza transcurre la corriente del río de la existencia. Pero con esto no se impide en absoluto que el nadador oponga la fuerza de su nado al de la corriente, o que acudiendo a su inteligencia, pueda utilizar el flujo del agua para alcanzar la orilla que se proponga. No obstante, para lograrlo necesita conocer la dirección y la dinámica del río, ya que arrojarse a él sin conocerlo de antemano supone un riesgo enorme para su supervivencia. Ese es precisamente el conocimiento que entrega la Astrología, en términos de fuerzas, flujos, oportunidades, peligros y cambios en la corriente. Un buen nadador no es sólo el que posee fuerza en su nado, sino aquél que además conoce el torrente al que va a lanzarse. Sin ese conocimiento, hasta el mejor nadador arriesga morir ahogado.

 

Dice un famoso proverbio astrológico que las estrellas inclinan, pero no obligan. Para entender cómo funciona la influencia astrológica podríamos poner de ejemplo a los vientos que empujan un velero en altamar. Si bien la brisa marina sopla en una dirección determinada, nada priva al capitán de dirigir las velas y utilizar timón, a fin de conducir el barco adonde desee. El viento es el influjo de las estrellas, las velas son la voluntad, el timón es la razón y el capitán la consciencia. No importa que tan auspiciosa o nefasta sea una carta astral, siempre es posible dirigir los acontecimientos en una dirección distinta, recurriendo a la fuerza de voluntad y a la inteligencia humana. Pero si en vez de hacer un esfuerzo volitivo nos dejamos conducir por las circunstancias y los impulsos ciegos, inevitablemente acabaremos siendo arrastrados por el viento en la misma dirección hacia la que sopla. Es importante tener todo esto presente cuando se consulta al astrólogo, porque la función del mismo es guiar al consultante a través del mapa astral para que, ejerciendo su libertad desde el conocimiento previo, pueda aprovechar el impulso adecuado en el momento propicio, al tiempo que toma precauciones para evitar los influjos desfavorables. No se trata entonces de una cuestión de determinismo. Es una cuestión de sabiduría.